Guía Michelin - Colombia

Guía Michelin - Colombia

()

Precio habitual $900,00

Las guías MICHELIN son actualizadas cada año con el fin de poner a disposición de los lectores la información más actual y fiable posible. Los más de 45 000 hoteles y restaurantes de toda la colección de guías han sido elegidos por los inspectores de Michelin, siguiendo 5 compromisos para garantizar la objetividad, calidad y honradez en la selección.

  • Anonimato: Los inspectores testan de manera anónima y habitual los establecimientos, para apreciar plenamente el nivel de prestaciones ofrecido a todos los clientes. Pagan la cuenta y, después, pueden revelar su identidad si necesitan obtener algún tipo de información complementaria. Este anonimato asegura el trato no preferencial.
  • Independencia: Para poder mantener un punto de vista totalmente objetivo, la selección de establecimientos se realiza con total independencia, y la inscripción en la guía es totalmente gratuita. Los inspectores, el redactor jefe y el director de las guías adoptan las decisiones de manera colegiada.
  • Selección: La guía recoge una selección de los mejores hoteles y restaurantes en todas las categorías de confort y precio. Una selección que es el resultado de la aplicación rigurosa de un mismo método por parte de todos los inspectores, independientemente del país en el que actúen.
  • Actualización: Cada año se revisa y actualiza toda la información práctica, todas las clasificaciones y distinciones para poder ofrecer la información más fiable.
  • Homogeneidad: Los criterios de clasificación son idénticos en todos los países donde La guía MICHELIN está presente.

Historia

La guía Michelín fue creada en el año 1900 por André Michelin y en ese momento era una guía publicitaria, que se regalaba con la compra de neumáticos. Francia contaba entonces con 2400 conductores y la guía tenía información valiosa para los pioneros del automóvil: lista de los mecánicos, los médicos, planos de algunas ciudades y lista de curiosidades.

A partir de 1920 la guía se comienza a vender y por primera vez aparecen en ella restaurantes. La información que proporciona es relativa a la calidad de los restaurantes; empiezan de esta forma las rondas de inspectores anónimos. En el año 1926 se comienza a utilizar la estrella para designar los mejores restaurantes, y en el año 1931 aparece la clasificación en 1, 2 y 3 estrellas. En 1926 también aparece la "Guía regional Michelin", la primera guía turística Michelin. En el año 1955 aparece el Bib Gourmand, que recompensa a la comida con calidad, generalmente de corte regional, que es servida a un precio moderado.

La concesión, mantenimiento o retirada anual de los distintos galardones y reconocimientos que otorga esta guía, entre los cuales se encuentra desde luego la propia inserción del establecimiento en cada edición (aparecer en ella ya es una importante satisfacción, dada la gran tirada con que se difunde), es motivo de controversia tanto entre los críticos gastronómicos y hoteleros como entre el público en general, por cuanto refleja un criterio subjetivo, aun siendo siempre de un equipo de expertos.