Maneco Chico

()

Precio habitual $1.000,00

Novela del escritor uruguayo Carlos Carbajal.  

El libro tiene una dedicatoria, escrita por el propio autor. Este autor firmaba su obras antecediendo su firma con el siguiente texto:<<Cagancha, "El Sitio">>.

En palabras del autor:

"Maneco Chico es una novela realista. Los personajes se mueven en un ambiente particular por sus específicos caracteres sociológicos; allí donde la procedencia norteña ha creado una sociabilidad bien distinta de la formada en el centro-sur de nuestro país. En realidad, hasta bien entrado el presento siglo, las limítrofes con el Brasil han sido territorio casi exclusivamente poblado con aportes humanos de origen luso-brasileño, favorecida su entrada durante la década 1817 - 1827, período del dominio ejercido por la casa de Braganza. El invasor quiso consolidar la conquista, alentando el aposentamiento en la Provincia Cisplatina, de una corriente inmigratoria caracterizada por afinidades sociales y culturales con la nación del norte. Lengua, usos y costumbres de esas poblaciones eran y todavía lo son, en muchos de sus aspectos, originarios de tierras tropicales.

No debe extrañar, en consecuencia, que algunos de los actores se desempeñen en la novela como tipos representativos de ese fenómeno demográfico y que el idioma en que se expresen sea el propio de esas colectividades en cuyo seno, el español, era de singular empleo. El lenguaje, factor de tanta importancia aglutinante en la formación de la nacionalidad, ha sido el portugués corrupto en todas nuestras regiones colindantes con el hoy Estado de Rio Grande, y esta foránea, se ha mantenido hasta bien entrado el corriente siglo... Y la novela es de carácter realista, porque no de otro modo podría traducirse el cuadro natural donde se mueven los personajes con su idiosincrasia propia... Y tanto más realista procura ser ser el libro, cuanto alguno de los sucesos materias del discurso -y particularmente aquellos más truculentos- han llegado a ser conocidos por el autor merced a narraciones de algún familiar de los protagonistas. La imaginación del novelador sólo ha intervenido para ajustar los episodios en la trabazón de la obra.

Cierta crudeza en los términos es propia de tales personajes; el novelista no siente ninguna propensión a emplearlos, pero como la verdad merece un gran respeto... EL autor ha pintado tipos y ha recogido expresiones muchas veces visto y oído en sus andanzas por esos lugares. Además, los ejemplos son magistrales...

No se ha creído necesaria la traducción al español del lenguaje portugués -o aportuguesado- que se emplea en muchos pasajes de la novela; la expresión es fácilmente comprensible y sólo cuando no se la ha supuesto tal, se ha vertido al español. Suprimir ese particular lenguaje hubiera privado un toque de color local o de un rasgo de carácter a escenas y actor."